Menú Cerrar

Paneles de sonido DIY

Paneles de sonido DIY

Si te has preguntado cómo puedes hacer tu mismo un panel insonoro para evitar todo el sonido que entra, has llegado al sitio adecuado.

Hay muchos motivos por los cuales hacerlo de forma casera, y así evitar gastar tanto dinero. Puede ser divertido si eres un amante del bricolaje y hacer las cosas por tu cuenta. Aun así, vas a necesitar materiales para construir tu panel.

Es de las mejores formas de combatir el ruido sin tener que invertir mucho dinero, ya que vas a poder hacer por tu mismo los paneles que quieras con solo los materiales y ver el efecto que tienen.

¿Cómo funcionan?

Lo primero es conocer el efecto que tienen. Aunque no son insonoros como tal, pueden mejorar mucho la acústica de tu habitación. Los paneles absorben el sonido, haciendo que sea más complicado que atraviese al otro lado.

A parte de esto, evitan ecos y rebotes del sonido al absorberlo, lo que mejora la acústica de la habitación y evita la entrada y salida del ruido, aunque no todo. La calidad de insonorización va a depender mucho de los materiales que se use para su creación.

Herramientas

Para ello vas a necesitar:

  • Grapadora y grapas
  • Sierra de mano
  • Cuchillo
  • Taladro
  • Cinta métrica y lápiz

Como ves son objetos muy básicos que vas a tener en casa. Estas son las herramientas y después harán falta los materiales que quieras usar para tu panel.

Empecemos

Primer paso: El marco

Lo primero es construir el marco del panel para poder introducir las telas en su interior luego. Para ello, hace falta medir las tablas que tengamos y cortarlas en las dimensiones que queramos la placa.

Una vez lo tengamos, hay que colocar las tablas y forrar el panel de aislamiento en su interior. Luego, vamos a marcar los puntos donde unir el núcleo con el aislamiento con los tornillos.

Con esto en mente, puedes empezar a perforar con mucho cuidado para colocar los tornillos. Después vamos a rociar con adhesivo los bordes del exterior del panel de aislamiento. Con esto vamos a dejar un día para que se seque el panel junto al material aislante.

Segundo paso: La tela

Prepara una tela que quede acorde a tu decoración. Aquí ya depende de que apariencia le quieras dar tu panel, pero no olvides de usar una tela de material insonoro para que tenga un mayor efecto.

Busca telas que no reflejen el sonido y lo absorban. Para probar la eficacia puedes soplar a través de la tela. Si notas resistencia y tensión es que rebota el sonido y no va a tener el efecto deseado.

Algunos materiales perfectos para usar son espuma acústica, lana de vidrio o lana mineral con muy buenos resultados contra el sonido. Evita los cueros, los vinilos y telas acrílicas.

Paso 3: Colgarlos

Esto no tiene más secreto, colgar los paneles en la pared para empezar a ver su efecto. Si quieres hacer más de un panel, deja un espacio de cinco centímetros entre ellos. Simplemente asegura que los paneles están bien colocados y no van a caer.

Con esto ya puedes tener tu panel o tus paneles para notar un cambio en la acústica de la habitación o sala donde lo coloques.

Beneficios

Si quieres conocer los beneficios que te puede aportar un panel casero acústico allá vamos.

Tamaño: Al hacerlo de forma casera, podrás hacerlo con el tamaño que quieras sin ningún problema. A diferencia de cuando compras uno, que en muchas ocasiones no tiene la medida ideal para tu lugar.

Privacidad: Disfruta de la privacidad que te puede dar que los vecinos no escuchen tus conversaciones o cuando haces cosas más íntimas. Si tienes problemas de sonido con los vecinos que se quejan, puede ser una buena forma de solucionarlo.

Aislamiento: Parecido al punto anterior, pero esta vez, al contrario. Evita la entrada de ruido externo que pueda ser molesto y no dejarte escuchar lo que está en tu habitación. Sobre todo, si trabajas o quieres concentrarte en casa, el ruido puede ser una de las cosas más molestas. Con un buen aislamiento lo vas a reducir en gran cantidad.

Movilidad: Lo bueno que tienen los paneles caseros y la gran mayoría es lo fácil que puede ser llevarlo de un lugar a otro. Si lo necesitas en otra habitación porque has visto el efecto que tiene y quieres reducir el ruido allí, no va a ser ningún problema sacarlo de un lugar y ponerlo en otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *